EXPERIENCIAS DE UNA SEMBRADORA QUE SALIO A SEMBRAR…

EXPERIENCIAS DE UNA SEMBRADORA QUE SALIO A SEMBRAR…

Como ya muchos sabrán (por las fotos y los estados de ánimo), mi esposo y yo tenemos un ‘conuco’ (Parcela pequeña de tierra que se cultiva) cerca de la casa. Desde todos los sentidos ha sido una experiencia maravillosa y fascinante, no solamente por la satisfacción de recoger y comer los frutos que se cosechan productos de un arduo trabajo sino por las increíbles enseñanzas recibidas durante este tiempo. De verdad que no tenia ni idea de las deliciosas aventuras que me esperaban… y sobretodo de cuantas enseñanzas del Buen Maestro!!

Es mas, me atrevería a decir que nunca pensé que aprendería tantas cosas maravillosas!!! Ahora bien, no me refiero al aprendizaje obvio de sembrar, combatir enfermedades, regar, nutrir y cuidar de las plantas. Sino a una enseñanza mucho más sutil pero igualmente útil para el diario vivir.

Después de preparar la tierra, mi esposo hizo unas cuantas ‘canteras’ (parte de tierra labrada en forma de cuadro) donde hicimos los semilleros. Para aquellos que han tenido la experiencia de sembrar no hay nada más emocionante que ver los primeros brotes, los primeros capullos, las primeras hojitas, que parecieran empujar la tierra con todas sus fuerzas buscando tanto la luz del sol como el aire. Al cabo de algunas semanas cuando las plantitas ya habían alcanzado una estatura ‘razonable’ me dedique a transplantarlas a unas nuevas canteras con surcos.

Aquí es donde viene lo interesante… la tierra estaba preparada de tal manera que todas las semillas tuviesen la misma oportunidad de crecer y desarrollarse. Sin embargo, curiosamente no todas se desarrollaron de la misma manera. Se podía notar con claridad que algunas plantitas habían llegado a su máximo potencial mientras que otras estaban aun pequeñas, débiles y en necesidad de crecer un poco más. Entonces me imagine que cada semilla / plantita era una persona. Una persona llena de talentos, capacidades y con todas las oportunidades para triunfar en la vida y cumplir su destino y que el Padre Celestial era el Sembrador preparando la mejor tierra y el mejor lugar para que esa semilla / plantita creciera.

De esto aprendí que la mayoría, por no decir todas las veces que Dios nos coloca en un semillero (hogar, escuela, universidad, trabajo, ministerio, etc.), es para que podamos alcanzar nuestro máximo potencial antes de movernos a la siguiente etapa. Ese lugar ha sido especialmente preparado para recibirnos aunque estoy segura de que muchas veces NO sentiremos que es el lugar ideal… pero para El (quien es el Hacedor de nuestra historia) lo es. Y lo más importante que hay que recordar es que ese tiempo es temporal, así que no hay que ponerse cómodos y recordar que solamente tenemos un determinado espacio de tiempo para crecer y desarrollarnos en ese lugar. También es bueno recordar que hasta que no estemos listos NO nos moverán a la siguiente fase por la sencilla razón de que no estaremos preparados para soportar, resistir y vencer en la nueva tierra (Dios nunca te pondrá una prueba mayor que la que seas capaz de soportar). Buen momento para preguntarse lo siguiente, he estado estancado en el mismo sitio por demasiado tiempo? Eso solamente puede decir una cosa… que no he sido diligente en crecer rápido para subir al siguiente nivel. Con que corazón estuve en ese lugar, con un corazón quejoso o con un corazón agradecido? A veces he oído y visto gente quejarse por la situación en la que se encuentra, culpan cualquier cosa menos asumir la responsabilidad que tienen de crecer y madurar para avanzar. Con que actitud estuve, con una actitud dispuesta a asumir el reto y crecer o con una actitud cobarde y atemorizada? Siempre se van a tener nervios al asumir un nuevo reto… eso es normal, lo importante es dar el paso, hacerlo. Porque los valientes no son los que no sienten temor sino que sintiéndolo toman las decisiones que deben y siguen hacia adelante porque ya vencieron la batalla más difícil… la del corazón y en nuestro caso tenemos otra Victoria, la que Jesús aseguró para y por nosotros en la Cruz del Calvario.

Justo en este momento me vino a la mente este ‘corito’ que solíamos cantar en los campamentos de verano: ‘…Dios no nos trajo hasta aquí para volver atrás, nos trajo aquí a poseer la tierra que nos dio…’, en otras palabras “pa’ tras ni pa’ coger impulso”! (frase coloquial venezolana)

Entre sacar las plantitas del semillero y pasarlas a la nueva cantera, tuve que apartar las más fuertes de las más débiles. Las más fuertes ya estaban listas, anhelantes de ir al siguiente lugar, mientras que las más pequeñas tuve que dejarlas en el semillero para darles la oportunidad de crecer un poco más hasta que estuvieran listas. Eso me hizo pensar en que tal vez en un momento determinado hemos sentido que ya era tiempo de cambiar de sitio sólo para darnos cuenta de que nos dejaron donde estábamos… tal vez frustrante… pero sin embargo bueno, porque gracias a los que se fueron ahora hay mas oportunidad para los que quedan de absorber lo necesario para crecer y desarrollarse.

Después de transplantar las plantitas, entendí que ahora tenían un reto aún mas grande que el anterior… no solo sobrevivir (el proceso es doloroso y muchas no aguantan el proceso de ser transplantadas – cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia?), sino también adaptarse a la nueva tierra, fortalecerse, crecer para finalmente dar los frutos esperados. Y aunque para las plantas el proceso termina allí no sucede así con nosotros, el proceso se repite una y otra vez, siempre hay un lugar nuevo, donde ‘sobrevivir’, adaptarse, crecer, descubrir nuevos talentos, fortalecerse, seguir creciendo y dar frutos en cada una de esas etapas. Refleja este proceso de alguna manera la historia de tu vida?

Me puse a meditar en esto y miré hacia el pasado… y definitivamente este proceso ha sido la historia de la mía. Me sentí feliz y agradecida por todos los semilleros donde Dios me ha permitido estar desde que nací, desde mi hogar (Gracias Papi, Mami, Jesus y Misael – The best family EVER!!! – La mejor familia del mundo!!!), el colegio (Colegio Emmanuel – La Aventura Comienza), Iglesia Bethel (mi primera Iglesia y los primeros amigos!), Grupo de Música ‘Alfa y Omega’ (mas aventuras y desarrollando los talentos), Campamentos Chaguaramas (Inolvidables), la universidad (UUUCV – Facultad de Arquitectura!!), el Grupo Universitario (CAMIM – Excelente!), Iglesia ‘Dios Admirable’ (mi primera Iglesia en Caracas), Grupo de Teatro en ‘Dios Admirable’ (La pasión por el evangelismo), Iglesia ‘Renacer’ (nuevas experiencias), Grupo de Danza en ‘Renacer’ (descubriendo y desarrollando nuevos talentos), Iglesia Las Acacias (Una completa inspiración), el Ministerio de Adoración de Las Acacias (Experiencia Inolvidable), el Ministerio de Misiones en Las Acacias (conociendo el corazón de Dios por las naciones), Escuela Pastoral TMP (Tell My people / Dile a mi gente – desarrollando un corazón para pastorear), la Alcaldía de Caroní (mi primer trabajo como Arquitecto – Excelente oportunidad!), las dos relaciones de noviazgo que marcaron mi vida (Saúl y Rafael), JUCUM (Juventud Con Una Misión – Fortaleciendo el carácter, conociendo aún más el corazón de Dios y desarrollando talentos al máximo), mi matrimonio con Fidel Castro😉 (El mejor esposo que Dios me pudo dar), la vida en Inglaterra (la aventura continua!), Saunders Architects (mi primer trabajo en Inglaterra como Arquitecto – Dios es Bueno y Fiel), Iglesia ‘Bethany’ (mi primera Iglesia en Inglaterra), mi grupo celular (mi primera experiencia como líder de lideres… Mayor reto!!!) y por supuesto cada uno de mis viajes al extranjero, experiencias inolvidables que me permitieron ampliar mi visión del mundo y extender mi horizonte.

En fin… siempre hay nuevos retos, nuevos mundos que conocer, nuevas experiencias (buenas y no tan buenas), nuevos amigos, nuevas aventuras, nuevos sueños, nuevas cosas por hacer y descubrir y eso sólo significa dos cosas: mas crecimiento y mas frutos… Por lo tanto… como dicen en mi tierra… “pa’lante es pa’lla”, no se puede perder el tiempo con quejas ni con temores sino vivir cada instante y aprovecharlo al máximo porque la vida es una sola y hay un destino divino que cumplir!!

Alexandra Karina Rodriguez~Castro🙂

This entry was posted in Mis Articulos / My Articles and tagged , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

2 Responses to EXPERIENCIAS DE UNA SEMBRADORA QUE SALIO A SEMBRAR…

  1. puedocambiar says:

    Asi es Karina,
    A darle prisa que tenemos mucho que hacer y vivir la vida al máximo, agradeciendo cada mañana la oportunidad de abrir los ojos y poder crear el proposito de Dios en nuestras vidas!
    Felicidades por tus reflexiones, me llegan al corazón
    Bendiciones

  2. Alexandra Karina says:

    Gracias por leer, bendiciones!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s